enmontreal

Asaltando Tocadiscos: Carasueño

Regresa la mejor sección del planeta.

20140420_Estudio_Carasueño_Final_0175

Carasueño es Javi Vicente. Javi Vicente es Carasueño. Además de ser una de las caras más visibles de nuestros añorados Big City, a lo largo de estos años ha tocado y/o grabado con artistas como Bigott, Tulsa, The Secret Society, La Habitación Roja, Gabriel y Vencerás, Alondra Bentley o Tachenko. Ahora se dedica a las labores de grabar, mezclar y producir a otros artistas en su casa-estudio en Madrid, por donde ya han pasado viejos conocidos de esta web como Ana Muñoz o Calavera. Y además es el autor del mejor asaltando Tocadiscos ever e ilustre resucitador de tan magna sección.

Volvemos y lo hacemos con nuestro Induráin particular. Javi nos abre las puertas de su colección para mostrar a esta pequeña comunidad las joyitas más destacadas de lo que ha escuchado este año. Sección indispensable para melómanos de bien. ¡Dale!

IMG_20160118_240605270_HDR

Salad Boys – Metalmania (2015, Trouble In Mind)

Salad-Boys-Metalmania-560x560
Este disco, junto con los de Ultimate Painting, Deerhunter y Zebra Hunt, puede que sea mi disco favorito de pop en 2015. Muy en el estilo de los primerísimos Yo La Tengo, The Bats y The Clean (han sido incluso la banda de acompañamiento del propio David Kilgour) es un disco muy fresco con algunas melodías maravillosas y cero pretensiones. El primer single fue Dream Date y es una de las canciones guitarreras del año. El sello Trouble In Mind tiene ya varias referencias a las que echar el guante.

 

Nick De Caro – Italian Graffiti (1974, Blue Thumb)

81ymsMLoaLL._SL1500_
Este disco de portada imposible salió en 1974, pero lo descubrí este año pasado a través de un recopilatorio de la revista Uncut. En dicho recopilatorio aparecían varias versiones de canciones compuestas por Brian Wilson, y una de ellas era la versión del propio Nick del tema “Caroline, No”. No sé cuántas veces seguidas escuché la versión. Me parece sublime, y a la altura de la original. “Caroline, No” no figura en el disco Italian Graffiti, pero creo que es su mejor disco en cualquier caso. Los arreglos son descomunales, las voces perfectas y la selección de versiones es incontestable. En concreto hay una versión de Todd Rundgren que es una maravilla absoluta. La edición japonesa de 2011 es la que mejor suena. Para fans del soft pop 70s; a los demás les subirá mucho el azúcar.

 

Isasa – Las Cosas (2015, La Castanya)

Mi disco español favorito de 2015 lo ha firmado el antiguo líder de A Room With A View, pero no tiene nada que ver con la propuesta energética de aquellos. En el instrumental “Las Cosas”, Conrado Isasa saca su vertiente más cercana a John Fahey, William Tyler y Jack Rose. No sé cuántas veces he visto a Isasa este año, y no falla el tío. Su canción “Tricotosa” es inagotable. En un mundo cercano, pero con voz y algún disco de Bert Jansch más en la estantería, está el discazo de Ryley Walker “Primrose Green” (2015, Dead Oceans).

Joe And Bing – Daybreak (1971, reedición de Mapache Records 2015)

daybreak_final
Este es uno de los muchos discos que he descubierto en 2015 gracias a Jesús Acín de PIG Records, nuestra Radio City particular. PIG está en el mismo local que la zapatería Ocho y Medio (C/ Refugio 12, Zaragoza). Solamente tenéis que entrar en fin de semana e ir hasta el final de la tienda, y allí estará Jesús con su arsenal de reediciones, segunda mano y excitantes novedades. Mapache Records es un sello de reediciones ultra-cuidadas que ya sorprendió a todos con las de los discos de Heron (folk inglés bonito, años 70) y que ahora ha reeditado los LPs de Epic Soundtracks (pop atemporal, aunque grabados en los 90). Joe And Bing sacaron un disco en 1971, con arreglos del mismísimo Eumir Deodato, que es una delicia. No sé a cuánta gente se lo he recomendado ya. La primera canción, Daybreak, tiene que ser una de las mejores cosas que te puedas poner un domingo por la mañana. Vayan a PIG y compren, maldita sea. ¡Comercio Local!


 

Jib Kidder – Teaspoon To The Ocean (2015, Weird World)

Este es otro disco interesante de 2015. Es bastante psicodélico pero no tiene ese efecto bombástico-apisonadora de los Tame Impala o los Wand al que nos estamos acostumbrando tanto últimamente (pero que tanto nos gusta!). Por el contrario, es un disco de pop muy sutil y envolvente, con muchos recovecos, y quizá no te atrape al instante pero con 2-3 escuchas estás inmerso en su extraño mundo. Mención especial para las baterías y percusiones. Y me acabo de acordar de otro grupo – aunque mucho más marciano – en esta onda, que son los checos Gurun Gurun. También en 2015 sacaron su segundo disco, llamado “Kon B”, y que recomiendo a los genzorianos más lanzados.

 

Carol Kleyn – Return of the Silkie (1983, Reedición de Drag City 2013)

flat_returnofsilkie
Este lo compré hace un tiempo pero me apetece incluirlo en la lista. La historia de Carol Kleyn es bastante curiosa. Una hippie estudiante de poesía, activista y que se cruzó en su camino con Jimmy Page y Gregg Allman en los setenta. En 1983 publicó su tercer disco, “Return of the Silkie”, acompañada únicamente por su voz, su arpa, y los sonidos de las olas y los leones marinos de un centro de rehabilitación para animales acuáticos en Laguna Canyon (California). No queda claro si grabó el LP allí o si insertó los sonidos más tarde, el caso es que “Return of the Silkie” es una cosa preciosa que debería gustar a todos los fans de Linda Perhacs y del primer disco de Joanna Newsom. Cercano al folk pero también a una especie de new age/ambient no-electrónico, es un disco irrepetible. Una cápsula del hippismo en plena década de los 80.

 

The Chamber Strings – Month of Sundays (2001, Bobsled Records)

MI0000316392
Escribí sobre los seis discos anteriores hace unos días, y estuve pensando después en escribir sobre un séptimo disco más rockero, para que no fuese todo tan tranqui. Pensé en escribir sobre el regreso de Swervedriver (“I Wasn’t Born to Lose You”), que está bastante bien; pero luego me di cuenta de que tampoco estoy escuchando música demasiado rock últimamente, y recordé otro gran disco de 2015, que ha sido el nuevo de Julia Holter (“Have You In My Wilderness”), así que escribí algo sobre ese; pero ayer por la noche me enteré de que Kevin Junior había muerto este fin de semana y me entró una pena tremenda. Me puse “Month of Sundays” al llegar a casa. Kevin Junior formó The Chamber Strings a finales de los 90 en Chicago, y su segundo disco es increíble. Pop de cámara a la altura del Summerteeth, Sea Change o The Boy With The Arab Strap. Es un disco emocionante, tan bueno que parece un grandes éxitos, y me trae infinidad de recuerdos. Kevin Junior tenía depresión crónica, y aunque en lo musical tuvo la suerte de compartir muchos momentos con el propio Epic Soundtracks y con Nikki Suden (fundadores de Swell Maps), la muerte del primero de ellos le sumió en un estado anímico terrible y se convirtió en un adicto durante varios años. Aquello le arruinó la vida, perdió a su mujer, a sus amigos y a su banda. Perdió todo en el momento vital en el que por fin su enorme talento parecía que iba a ser recompensado. Una historia muy trágica de la que finalmente consiguió salir para intentar reconstruirlo todo. Y salió, pero aquello debilitó su salud muchísimo. Ahora está muerto y nadie le dedicará ninguna portada, ningún desfile ni decenas de conciertos tributo, pero canciones de verdad como “Last Lovers” o “The Road Below” quedarán ahí para quien quiera escucharlas.