10959778_798571243545727_9207229273297428598_n

El Disco de la semana: Calavera

Mañana se estrena en directo “El Monte del perdón“, con muchas novedades en el sonido de la banda.

11055769_1413152465659996_533686562_n

Contaba Álex Ortega al poco de iniciar su andadura en Calavera lo mal que lo pasó tras la disolución de Limnopolar. Una época en la que estuvo alejado de la música en directo, incluso como espectador. De ese periodo de introspección nacen las primeras canciones de Calavera, protagonizadas por pasajes bucólicos, travesías solitarias y un trasfondo melancólico al que vestían las guitarras cristalinas de su inquebrantable apoyo, escudero y amigo, Ignacio Pérez.

El viaje se tornó algo más soleado en Quebranta, su EP de confirmación. Cinco composiciones que seguían conservando ese aroma otoñal, pero que se permitían alguna que otra alegría, hit incluído. Canciones que recordemos exigen cierto compromiso y atención por parte del oyente, algo que no todo el mundo está dispuesto a dar siempre. Una propuesta de calidad que ha sido fenomenalmente recibida entre el público local, contando sus conciertos por sold outs.

Y por fin llega “El Monte del perdón” y con él muchas novedades, destacando especialmente la producción de Carasueño (Javi Vicente) con un sonido mucho más potente y un mayor protagonismo de teclados y sintetizadores. El camino ascendente iniciado con “Escalador” podría servir como metáfora para la evolución de la banda en esta nueva etapa. No sabemos si hubo táctica premeditada o si en un arranque de euforia alguien decidió lanzar a los cuatro al ataque en pleno Galibier, pero Calavera suenan mejor que nunca, la voz de Ortega sigue ganando protagonismo (y dominio) y la banda muestra su faceta más épica, poderosa y optimista hasta la fecha.

Las electroacústicas “Habrá que celebrar” y “Todos nuestros comienzos” abren y cierran el disco con pausa, ejerciendo de paréntesis de la tormenta que vendrá, romperá y acabará en calma. Pues la terna central “Campo a través“, “Un gran fracaso” y “De cactus” representan un arriesgado paso adelante, una evolución intencionada que lleva al grupo a dejar sus sillas y levantarse a soltar guitarrazos. Estribillos coreables, bajos certeros y finales progresivos e hipnóticos que nos transportan desde el folk-rock de the New Raemon o Standstill a lo último de the War on Drugs.

Calavera arriesgan y apuestan, con éxito, por una marcha más. Tras el apoyo recibido logrando financiarse por crowdfunding, una muestra más de la afición que mueven, queda por comprobar cómo se plasma esta evolución al directo de la banda.

Por el momento, tras su concierto de ayer en Madrid, ya han dejado por redes sociales alguna pista (#CalaveraSeLevanta). Mañana grand premier en un recinto tirando a grande como es Las Armas. A esto se le llama ir a por todas.

 

Dónde: Las Armas

Cuándo: Sábado a las 22h

Cuánto: 8e/10e (a la venta en la web de las Armas)


 

Foto: Pedro Anguila