a3294407943_16

El disco de la semana: Grupo de Inventores – BD05 EP

¿La última gran esperanza del pop zaragozano?

10672063_470101936461969_5930156356800781916_n

Cuando hace unos meses presentábamos en sociedad a Grupo de Inventores un halo de misterio envolvía dos interesantes maquetas que se cruzaron en nuestro camino: ‘Aislamiento Perpetuo’ y ‘Ojos (ella arriesga por amor)’. Dos canciones que ellos mismos definían con bastante tino como pop cósmico, y que conjugaban teclados y guitarras con melodías pop bajo una muy acertada pátina lo-fi.

7 meses y un solo concierto después llega ‘BD05‘, un EP de cinco canciones grabado en el Hangar homómino del grupo y que próximamente será editado en formato físico.

En él, G.Inventor (letras y voz), J. Telstar ( melodías, guitarras eléctricas, farfisa , sintes , segundas voces), J. Parra (sintetizadores, teclados extraños, guitarra acústica, segundas voces, cajón flamenco y arreglos mágicos), D. Muni (bajo) y E. Moonstar (batería, cajas de ritmos) nos sirven embatados y en bandeja de zinc sus últimos inventos, que procederemos a analizar.

El EP se inicia con una versión acelerada y mucho más guitarrera de “Aislamiento Perpetuo“. Adiós teclados y pátina lo-fi, hola hit instantáneo. Porque a la voz de G. Inventor le quedaba fenomenal la baja fidelidad pero ahora emergen a la superficie unas letras de primera división.

No he visto la mente de mi generación
Dirigiendo tras ninguna sigla
Las promesas de cambio.

Temblando los mitos
Sobre sus pedestales.
No vuelvas a coger mi mano,
no ves las ratas dejar el barco?

Con un inicio así nos lo ponen fácil, sólo cabe la selección natural. Pese a lo destartalado (intencionado o no) de la instrumentación, un delicioso teclado que invita al hooliganismo y un estribillo de coreabilidad media-alta hacen de esta oda a la máquina del aislamiento perpetuo un temazo como la copa de un pino. Himno generacional ya.

La cosa se pone muy seria cuando llegamos a “Transformador“. La segunda pista del EP es nada más y menos que una canción dedicada a Nikola Tesla y su torre de telecomunicaciones Wardenclyffe. Con unos bríos iniciales a lo Is this it?, Grupo de Inventores nos dejan claro que lo suyo es el pop de guitarras. Sí, por ahí siguen resonando desde Crepus (cada vez menos) a Dan Treacy, pero lo suyo ya habla por sí solo y es en esa nueva combinación irresistible de música y física en la que centraremos nuestro discurso.

Y es que amigos, hay a un grupo de chavales en Zaragoza que hablan en sus canciones de Kafka, guerras mundiales, Tesla, Joseph K., el magnetismo y la cinética universal; y eso, cuanto menos, merece toda nuestra atención.

Y hablando de Kafka llegamos a ‘Sin ayuda (Joseph K.)’, tercera pista y nuevo hit potencial. Más cercanos a los últimos Magnetic Fields, deliciosos teclados y cajas de ritmos hacen de esta melodía de juguete otra declaración de intenciones; y es que un final con “Leamos juntos El proceso / el mundo vil y gris de Kafka” destroza por KO técnico y en un solo golpe al triste “Vamos juntos hasta Italia / quiero comprarme un jersey a rayas“. Se mea encima, vamos. Bravo.

Cierran el EP “El último gran físico“, que narra las reflexiones de un físico en su lecho de muerte – donde el magnetismo acaba sucumbiendo ante el primer amor – y la épica contenida de “Centinela” (más Kafka). Podríamos decir que nos transportan desde los Nikis a los Planetas pero no caeremos en más tentaciones, Grupo de Inventores se han ganado por derecho y ley una etiqueta propia.

Y es que hacía algo de tiempo que sentíamos la necesidad de compartir el entusiasmo de quien descubre algo tan bonito por primera vez. ¿Sólo nosotros percibimos este halo de continuidad de una de nuestras ramas favoritas del árbol genealógico del pop aragonés? El Niño Gusano, Tachenko, El Gol de Nayim, Grupo de Inventores…

Sólo el tiempo lo dirá. Lo que es seguro es que hay actitud de sobra y un nuevo nicho musical entre los jóvenes zaragozanos. Que tienen referencias, de fuera y de casa, y un talento especial a la hora de escribir su propia biografía musical. Sería de necios seguir mirando siempre a los mismos. Las cloacas zaragozanas siguen emanando canciones bonitas y forjando universos propios, allá quienes quieran seguir en su máquina de aislamiento perpetuo.

Escucha BD05 EP al completo, aquí: