a1347563871_16

Los Crâpulas: el espíritu del vino (Simagovino)

Pues parece que no, pero a lo tonto ya han llovido casi 5 añazos desde aquel “Zaragozafelizfeliz presenta Radio Genzor” donde recopilábamos un escaparate local de variado e interesante pelaje. Por ahí andaban El Gol de Nayim, más populares por ser el proyecto del sobrino de Sergio Algora que por tener el mejor nombre de grupo de la región. Injusticia.

Durante unos meses ese embrión se perdió por el camino. La cosa se quedó en grabar un disco con Paco Loco, mientras tanto consiguieron ser nuestro vídeo en directo más visionado en Youtube (con un cántico zaragocista improvisado y más de 5000 visitas), y a partir de ahí les perdimos la pista definitivamente.

Ojo, como grupo, porque a los Franchos (Pastor  y Patillas), Adrián León y Dani Sanz los hemos visto cada jueves, viernes y sábado que hemos pasado por la Lata, el Candy, el Bacharach o cualquier otro recinto de bien. Y es ahí, en la noche, donde ese embrión que apuntaba a una gestación pura y pop, se metamorfoseó en Crápula.

14716270_643267662514108_5151445730056829931_n

Y es que su nombre no es baladí. Sinceramente, no nos imaginamos a Los Crâpulas ensayando 4 horas diarias. Ellos son el verso suelto, la antítesis del grupo perfeccionista, sacarse la chorra en medio del bar, vomitar y seguir por ahí de fiesta, los 90 en el 18. Sus canciones suenan descacharradas, desacompasadas, desafinadas y hasta desaforadas; y eso se ha convertido en su mejor virtud.

Porque Los Crâpulas tienen la actitud de la que carecen el 90% de grupos zaragozanos actuales. Seamos claros: son jóvenes, gamberros y se la pela totalmente sonar bien. Ellos quieren tocar, quieren que pogueemos sus canciones y que al acabar nos reventemos a chupitos. Pero a la vez manejan las redes y venden su producto mejor que ningún grupo con discográfica. Salen en radio 3, hacen entrevistas para blogs, se hacen sus vídeos, trolean a las Hinds, usan hashtags feministas para viralizar, giran por Portugal y tocan en la Lata.

Además, ellos son el último bastión zaragozano que mantiene con vida bares indies de toda la vida con público menor de 30 años (Candy Warhol) y la única esperanza joven de seguir difundiendo guitarras y canciones pop para que sigamos enamorándonos (pinchan habitualmente en la Lata de Bombillas, Candy, Bacharach y El 21) , más allá del mundo cuqui y postureíl de los djs con flamencos rosas y gin tonic en balón.

Su nuevo EP se llama “Amor, Compresión y Ternura” y cuenta con 5 nuevas canciones que tiran mucho más por la onda garagera de Black Lips, los Nastys o the Parrots, aunque también se intuyen cositas de otras influencias más pop como Triángulo de Amor Bizarro (“La gran cacería“), Mujeres (“Pampa loco“)  o Él Mató a Un Policía Motorizado” (“El Parque“).

Se presenta en directo este próximo sábado 3 de febrero en la Lata de Bombillas con entrada a 5e y prometen emociones fuertes. O sea, liada.

Si con todo lo que te hemos contado no piensas ir, es que no podemos contar contigo. Porque los Crâpulas son de los nuestros, los Crâpulas también son la Resistencia.

 

Leave a Comment